lunes, 1 de noviembre de 2010

Alquileres: ¿quién debe pagar las expensas?

Son tiempos de renovación de contratos y el tema de los gastos mensuales vuelve a ponerse en la mesa de negociación. Hay quienes las están incluyendo como un total “cerrado” y quienes las pagan por separado. Los pro y los contra de cada metodologia

La particular situación que se da en el mercado de alquileres –la gran demanda y la menor oferta- produjo que variables que siempre se han “manejado” entre las partes, como por ejemplo el tema de a quién le corresponde el pago de las expensas, se vuelvan a poner en discusión permanentemente.

Infobae.com consultó a representantes de inquilinos y propietarios y les preguntó cómo se están resolviendo estas cuestiones y cuáles son los problemas más usuales.

El Dr. Enrique Abatti, vicepresidente de la Cámara de Propietarios de la República Argentina (CAPRA), aseguró que “las expensas dependen del acuerdo de voluntades. Hoy, en la mayoría de los contratos, las pagan los inquilinos con excepción de las llamadas extraordinarias, que en general las paga el propietario salvo que exista un acuerdo especial en el contrato”.

Para evitar conflictos, el letrado recomendó “en este momento, incluirlas ya en el precio del alquiler. Se aconseja un alquiler global donde el inquilino paga un precio en el que están incluidos ABL, expensas y locación, y en el caso de la provincia, Rentas, todo en un mismo paquete”.

Con este modelo de contrato ¿qué ocurre si las expensas suben?. “Si están incluidas en el contrato de alquiler, el inquilino no las asume, las asume el propietario. De todos modos, como se pactan escalonamientos actualmente, se cubre este aumento de las expensas”, explicó.

Entre los errores más comunes Abatti destacó el “pensar que el inquilino tiene que pagar extraordinarias y eso no es así salvo que esté expresamente acordado en el contrato, igualmente es injusto y puede traer conflictos”.

Abatti recomendó “hacer renunciar al inquilino la facultad de reclamar disminución del alquiler en caso de mal funcionamiento de ascensores o de otros servicios que brinda el consorcio como la calefacción central cuando funcionan mal. Esto es algo común en los edificios viejos. En los contratos hay que prever estas posibilidades para evitar conflictos”.

Por su parte, el Dr. Radames Marini, titular de la Unión Argentina de Inquilinos (UAI), indicó que las expensas “son un gasto propio del inmueble y por tanto es de la naturaleza de las obligaciones del propietario. Es lo que gasta el inmueble, es un gasto permanente que debe afrontar el propietario”.

El problema es que “el desequilibro existente de contratación que hay ha hecho que se le vayan derivando obligaciones al inquilino que son propias del propietario. Hasta no hace mucho, conservaba la obligación de afrontar los gastos extraordinarios y había pasado al inquilino las expensas e impuestos como el ABL”, dijo.

“Hoy hay quienes hasta han derivado al inquilino los gastos extraordinarios. Esto lo único que hace es denunciar un desequilibrio. Y al inquilino no le queda otra que aceptar sí o sí. Si no, no le alquilan”, denunció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada